En muchas ocasiones habrás escuchado esta expresión (anoche, me pasé por la piedra a…) sin ni siquiera plantearte su procedencia, el acto sexual tiene una gran cantidad de eufemismos que usamos a diario y este es uno de los más famosos ¿Pero cuál es su procedencia? En este artículo te hablo de cuatro posibles versiones que encontré de diferentes fuentes y de una más que ha salido de mis propias conclusiones, no te pierdas ninguna.

Primera versión, Romanos sodomizadores.

La primera versión que he encontrado nos habla de la posibilidad de que los romanos y los griegos sodomizaban a los líderes vencidos en un altar de piedra. Esta versión no está documentada, de hecho parece sacada de una novela LGTBI de Wattpad y me hace pensar que es una invención moderna para explicar el término.

Segunda versión, procedencia Celta.

La segunda versión nos habla del culto megalítico antiguo y tiene un poco más de rigor, aunque no demasiado, pero su explicación me parece mucho más plausible que la anterior.

Todos sabemos que durante el neolítico y parte de la edad de bronce, las tribus antiguas usaban las rocas de gran tamaño como cultos a la divinidad.

 Pues bien, existe la leyenda de que una forma de solicitar a las diosas de la fertilidad ayuda para concebir era que las féminas se subieran a una de estas piedras colocadas de forma horizontal.

 Sobre ellas comenzaban un baile pendular mientras las protuberancias firmes de la roca estimulaban su clítoris hasta, entiendo yo, que notaran el calambrillo que les dijera que el contrato estaba sellado. La ventaja es que la piedra nunca les fallaba, siempre estaba dura cuando ellas lo requerían.

La tercera versión nos devuelve al imperio romano.

En la ciudad de Mérida, la solemne Emérita Augusta, encontramos el arco de Trajano, al parecer, cerca de él existe una piedra que tiene cierta forma fálica, que era frotada antes de cruzarlo por aquellos que acudían a la ciudad a hacer negocios.

Puede tener cierta veracidad, ya que si el negocio era muy beneficioso para una de las dos partes, el beneficiado podría decir que se había pasado por la piedra a su cliente como manera de sodomizacion económica y exaltando así su capacidad por encima de la del otro. Esto aún a día de hoy se puede usar en actos parecidos.

La cuarta versión, también Romana, también plausible.

Gleyre_Charles_Romans_Under_the_Yoke. fuente wikipedia.

He encontrado una teoría que nos habla de la posibilidad de que esta expresión sea una variación de pasar por las horcas caudinas. Esta acción fue el castigo que sufrieron los romanos tras una derrota contra los samnitas, allá por los albores del que a la postre sería el imperio romano. 

Los soldados tras perder la batalla se vieron obligados a pasar bajo estas horcas(yugo en algunas versiones) despojados de sus armas y con tan solo una túnica como prenda. Esto hacía que al agacharse se le vieran las partes pudendas y este hecho fuera tomado como un acto de sometimiento a otra persona.

Última versión sacada de mis razonamientos durante la documentación para este artículo. LA RESPUESTA SIEMPRE ESTÁ EN LA BIBLIA.

La procedencia de este término no está nada claro, al menos si hacemos caso a la documentación que he encontrado.

En el libro de Job 31:10 tenemos la siguiente frase en latín:

  “molat pro alio uxor mea,et super illam incurventur alii” 

Que significa: “Que mi esposa muela para otro(el grano de trigo), y que otros se inclinen sobre ella(básicamente habla del acto sexual)”.

Dentro del contexto de este capítulo del libro de Job, lo que quiere aclarar es que él jamás cometió adulterio, como podéis ver vosotros mismos: 

1 Yo establecí un pacto con mis ojos para no fijar la mirada en ninguna joven.

2 Porque ¿cuál es la porción que Dios asigna desde lo alto y la herencia que el Todopoderoso distribuye desde el cielo?

3 ¿No es la ruina para el injusto y el desastre para los que hacen el mal?

4 ¿Acaso él no ve mis caminos y cuenta todos mis pasos?

5 Si caminé al lado de la mentira y mis pies corrieron hacia el engaño,

6 ¡que Dios me pese en una balanza justa y reconocerá mi integridad!

7 Si mi paso se desvió del camino y mi corazón fue detrás de lo que veían mis ojos; si alguna mancha se adhirió a mis manos,

8 ¡que otro coma lo que yo siembro y mis retoños sean arrancados de raíz!

9 Si me dejé seducir por alguna mujer o aceché a la puerta de mi vecino,

10 ¡que mi mujer muela el grano para otro y que otros abusen de ella!

11 Porque eso sí que es una infamia, un delito reprobado por los jueces;

12 es un fuego que devora hasta la Perdición y exterminará de raíz todas mis cosechas.

Libro de Job 31.

¿Pero qué tiene que ver moler el grano con el sexo?

Desde mi punto de vista, más de lo que podamos creer, moler el grano se consideraba un trabajo de la mujer en época antigua, o más bien una obligación como otra obligación era satisfacer al marido y este a ella.

En el judaísmo se considera la sexualidad como no pecaminosa. Establece que el deseo sexual no debe ser nunca reprimido.

 La literatura hebrea antigua reconoce la sexualidad como un hecho fundamental de la vida humana.

Si leemos el Génesis 1:28, Dios bendijo a la primera pareja y le ordenó crecer y multiplicarse. La tradición judía considera esto como una obligación positiva.

El hombre está obligado a procrear para asegurar la descendencia. Los rabinos aceptan esta obligación y dicen que el sexo debe disfrutarse por las dos partes de la pareja.

Pero esto, aunque se acerca bastante, todavía no es concluyente si no tenemos en cuenta como se molía el trigo en el siglo V antes de cristo.

Toda la noche muele que muele…

Esta frase que cantaba Camarón puede esclarecernos aún más a que se refiere el término, en época antigua se molía el grano con un molino de mano, la mujer reclinada sobre una piedra frotaba con otra el cereal hasta que este se transformaba en harina como podemos ver en la siguiente ilustración: 

El movimiento pendular que se debe realizar junto al esfuerzo podría recordar a cuando un hombre toma a una mujer por detrás y juntos practican el sexo a cuatro, como se conoce hoy en día.

 Fácilmente, podemos imaginar que el marido, al ver a su mujer en esa situación, muchas veces podría aprovechar la coyuntura y darle matarile alli mismo sobre la piedra o en su defecto que esta acción incitara al marido a realizarlo.

Los molinos eran esenciales para la supervivencia de una familia. Por esa razón, la Biblia dice:

“Nadie debe apoderarse de un molino de mano ni de su muela superior como prenda, porque es de un alma [o vida] que se está apoderando como prenda”

(Deuteronomio 24:6).

La simbología del trigo y del pan en la religión Judeocristiana.

Jesús se compara a sí mismo con el grano de trigo, que primero debe caer en la tierra y morir, para después resucitar y llevar mucho fruto. Se refiere metafóricamente al trigo comparándolo con los hijos del Reino, la buena semilla.

La economía de los cereales fue muy importante en toda la tierra de Israel. El pueblo hebreo vivía básicamente de ella.

A mi modo de entender podían ver el hecho de moler el cereal como parte del ciclo de la vida y así comparar su trabajo con el sexo con deseos reproductivos, algo así como la siembra de la semilla.

Esto nos explica el eufemismo, moler para referirnos al acto sexual, ¿pero por qué pasar por la piedra?

El verbo moler, básicamente, significa eso, pasar por la piedra o muela, de hecho si buscamos la etimología de la palabra nos dice que proviene del latín molere y está a su vez del griego Miles.

¿Y quién era Miles?

Pues ni más ni menos que el inventor del molino de Alesiai, un pueblo de Laconia y padre de Esparta.

De hecho, en latín existía la palabra mola, que significaba ni más ni menos que «piedra de molino» o sea que moler literalmente es pasar por la piedra.

En Sátiras 2 de Horacio tenemos otra vez el mismo uso.

En la Sátira 2, Horacio aborda temas relacionados con la vida cotidiana, la moralidad y las relaciones humanas.

La frase en cuestión se encuentra en el siguiente contexto:

“Huc iuvenes aequom est descendere, non alienas permolere uxores.” Traducción: “Es apropiado para los jóvenes descender aquí, no para moler las esposas ajenas.”

Horacio utiliza esta expresión para reflexionar sobre la conducta sexual y la fidelidad conyugal. Sugiere que es preferible mantener relaciones casuales (descender) en lugar de involucrarse en adulterio o relaciones ilícitas (moler las esposas ajenas).

En resumen, esta frase enfatiza la importancia de mantener relaciones dentro de los límites apropiados y evitar causar daño a otras personas.

Conclusión 

Mola era como los romanos llamaban a la piedra del molino, por lo que moler es el acto de pasar dicha piedra, lo que nos lleva a la conclusión que pasarse por la piedra para referirnos al acto sexual proviene del mudo antiguo y va en referencia al acto de moler el cereal.

Espero que os haya gustado este artículo y muchas gracias por leerme.

Fuentes:

https://fraseomania.blogspot.com/2019/06/pasar-por-la-piedra.html

https://www.vatican.va/content/vatican/es.html

https://jmprd24.blogspot.com/search?q=+Myles%2C+un+hijo+de+Lelex%2C+el+inventor+del+molino+de+Alesiai%2C+un+pueblo+de+Laconia.+Aletheia.+Personificaci%C3%B3n+de+la+verdad.+Aletrides+…

https://etimologias.dechile.net/?muela#:~:text=La%20palabra%20muela%20viene%20del,que%20se%20acciona%20con%20caballos

https://es.wikipedia.org/wiki/Batalla_de_las_Horcas_Caudinas

mola – Etimología, Origen y Significado | etymonline

Molinos de mano en tiempos bíblicos | La expresión “estar en el seno” | ¿Lo sabía? (jw.org)

Microsoft Word – 00 Agricultura-Biblia 2013+fig.doc (coiaclc.es)

Así es la sexualidad para los judíos ortodoxos (nuevatribuna.es)

Optimized by Optimole
error: Content is protected !!