Estos días de calor sofocante en los que algunos nos estamos asando como pollo a l’ast, que dirían mis amigos catalanes, no paramos de sudar con la molestia que nos genera esto.

Hay muchas expresiones para describir este hecho de forma exagerada, pero la que hoy nos ocupa creo que es la más utilizada en casi toda la península.

¿Los cerdos sudan?

Esta es la primera cuestión, porque claro, si hacemos referencia a un cochino transpirando tendremos que saber que esto sea posible. Como ya sospecharéis no, los cerdos no tienen la capacidad de sudar al carecer de glándulas sudoríparas, es algo más común en los animales de lo que pueda parecer.

Cuando pensamos en un cerdo a todos se nos viene a la cabeza verlo disfrutando de sus baños en un lodazal. Cosa que hizo que se ganaran su fama de guarros, pero esto lo hacen para controlar su temperatura corporal, al estar impregnados del lodo húmedo este hace que baje su temperatura al evaporarse y también protege su piel de la acción directa de los rayos del sol.

De hecho, si carecen de una fuente de agua o de lodo no les queda más remedio que revolcarse en sus propios excrementos, lo que genera el característico olor de las pocilgas. Esto me hace suponer que los cerdos no son guarros, tan solo están mal cuidados.

¿De dónde viene entonces esta expresión?

Siempre creí que esta expresión había surgido por la similitud que pueda haber entre una persona obesa y un cerdo cuando se acercan las Navidades( Época de la matanza). Pero aunque opino que muchos de nosotros lo hayamos pensado de la misma forma, este dicho no surgió por esto.

La teoría más aceptada es la siguiente, proviene del inglés con la traducción literal Sweating Like A Pig. Ese pig no se refiere al animal, sino al pig-iron, algo que en España conocemos como arrabio, que es la fundición de hierro en un horno. Los ingleses le dieron el nombre de ‘pig iron’ debido a que cuando el mineral era convertido en hierro líquido (fundiéndolo a temperaturas extremas) era pasado a unos moldes donde debía enfriarse sin ser movido.

El molde recibía el nombre de ‘pigs’ debido a que recordaba por su forma a las tetillas de una cerda. Se sabía que estaba lo suficientemente frío para poder ser trasladado cuando se creaba una capa de rocío (sudor) sobre la placa.

Esta es la procedencia más aceptada, pero a mí no me acaba de cuadrar. Esta expresión es usada desde hace bastante tiempo en España y no sé si en épocas en la que los países estaban enfrentados circularían las expresiones tan fluidamente.

Mi propia teoría es otra.

Uno de los sinónimos de la palabra cerdo es marrano, utilizada para calificar a este animal desde el año 945 en la península. La palabra marrano procede probablemente del árabe máhram (“cosa prohibida”). No es complicado pensar en el momento de convivencia entre dos personas de diferente credo y que por ejemplo el cristiano ofreciera carne de cerdo al musulmán y este pronunciara la palabra, haciendo creer a su interlocutor que esta se refiere al nombre del animal.

Por las reticencias que tenían estas culturas en el consumo del cerdo y al adquirir este un carácter prohibido unos siglos más tarde a los judeoconversos primero y a los conversos de toda religión, después, se los comenzó a llamar marranos.

Muchos judíos conversos seguían procesando su religión en secreto, si estos eran denunciados por ello( o porque les debieran dinero y no quisieran pagarle. Principal causa de la persecución histórica de la tribu de Yahvé, ya que el judaísmo no condenaba la usura y ellos podían ganar dinero de prestarlo, algo prohibido en otras religiones). Imaginaos como podían sudar esas personas delante de los tribunales de la inquisición y las preguntas(tortura) que podrían hacerle.

A mi parecer esta expresión puede venir de estas situaciones. Mira cómo suda el marrano dirían al verlo en el juicio. E incluso otra posibilidad más tétrica es cuando los ajusticiaban en la hoguera, como paso en Inglaterra en la masacre de York.

Otra teoría que tengo es respecto a los musulmanes y su costumbre de usar ropas largas para combatir el calor refrigerándose gracias a su propio sudor.

Pero como os digo, estas últimas son suposiciones mías. Se deba a lo que se deba, lo único cierto es que hace un calor que no veas y que nos pasamos la mitad del día sudando como cerdos. Un saludo y muchas gracias por leerme.

Optimized by Optimole
error: Content is protected !!