¿Sabías que España tuvo una agente al más puro estilo de James Bond? Se llamaba Marina Vega de la Iglesia y fue una espía al servicio de la Resistencia Francesa durante la Segunda Guerra Mundial. Su historia es tan fascinante como desconocida, y merece ser contada y reconocida por todos:

Marina Vega nació en Torrelavega, Cantabria, en 1924, en el seno de una familia acomodada, su padre era registrador de la propiedad. Tuvo una infancia feliz, en la que ella misma dice que aun teniendo una hermana mayor, la diferencia de edad era tanta que prácticamente se crio como hija única.

 Su madre era una adelantada a la época, ya antes de la república vestía con pantalones y fumaba, algo totalmente inusual entonces. Su núcleo familiar era muy moderno y adelantado, pero la familia de su madre era más conservadora al ser magistrados desde 5 generaciones atrás, que no fachas, pero después de la guerra civil se volvieron abiertamente fachas, así que dejó de tener relación con ellos, sin dudarlo una mujer de principios.

 Su padre fue vocal o secretario(no lo recuerda con exactitud) del tribunal de garantías constitucionales y director general de prisiones con la República(tuvo muchos cargos políticos y curiosamente cuando estuvo en la cárcel aún había muchas leyes que el mismo firmó) y su madre trabajó para el Gobierno.

Inicio de la Segunda Guerra Mundial y trabajo como espía.

Cuando estalló la Guerra Civil, su padre fue encarcelado por su vinculación a la masonería (en una cárcel del puerto de Santamaría para comunistas y masones) y su madre tuvo que vivir escondida. Marina fue enviada a Francia con unos amigos de la familia para protegerla.

Allí vivió el inicio de la Segunda Guerra Mundial y la invasión nazi de Francia. En vez de huir a México con la familia que la acogió, decidió volver a España para buscar a sus padres. Ya en Madrid, recordando que su madre tenía un pariente lejano que regentaba una zapatería, fue recorriendo tienda por tienda hasta que dio con él, este le dijo donde estaba, la encontró en una situación precaria.

 Marina, en su afán por defender sus ideales, se fue a la embajada inglesa, donde había una oficina para los franceses, ya que según ella la embajada francesa estaba prohibida aquí, ofreciendo su servicio a los que años después serían sus compañeros.

Gracias a esto le ofrecieron un puesto en la red española de las Fuerzas Francesas Libres, al servicio de Charles de Gaulle(que operaba desde Inglaterra), y ella aceptó sin dudarlo. 

Su labor ayudó a escapar a cientos de judíos del yugo nazi.

Con solo 17 años, se convirtió en la única mujer espía de la Resistencia Francesa en España. Al principio se dedicó a labores menores, llevar y traer documentos y dinero, pero después, su misión fue introducir gente en España, ayudando a judíos y aliados a huir de los nazis.

Marina viajaba constantemente por el país, usando su aspecto inocente e inofensivo para engañar a las autoridades franquistas. Contaba con una red de apoyo que le proporcionaba ropa, documentos falsos y refugio. Arriesgaba su vida en cada viaje, pero nunca se arrepintió ni se rindió.

Un día, volvió a Francia. Allí siguió trabajando para la Resistencia hasta el final de la guerra. En algunos medios dicen que participó en la caza de nazis que se habían refugiado en Europa tras la derrota alemana, pero ella lo niega, su trabajo fue resumir la prensa Española para ver qué clima había en el país, pasando un informe a sus superiores. La necesidad de algunos medios de romantizar la verdad para vender ejemplares, siendo ya la historia increíble de por sí.

Vida tras la guerra y anonimato hasta 2008.

Después de la guerra, Marina volvió a España a cuidar a su padre enfermo y se casó cuando contaba con 30 años, ya tarde para la época. Vivió en varios países y tuvo una hija. Siguió defendiendo sus ideales durante la dictadura, siendo apresada en varias ocasiones por manifestarse. Nunca habló de su pasado como espía hasta que fue entrevistada en 2008. Murió en Madrid en 2011, a los 87 años.

Su vida fue una aventura digna de una película o una novela. Fue una heroína que luchó contra en la España franquista y el nazismo, que salvó cientos de vidas y que defendió sus ideales con valentía y determinación. Marina Vega fue una mujer extraordinaria que merece ser recordada como tal.

¿Te ha gustado este artículo? ¿Quieres saber más sobre Marina Vega y su papel en la historia? Aquí os comparto la entrevista que ella misma concede. También os aconsejo que no toméis como dogma todo lo que dice, no referente a su vida, sino a la manera que tiene de generalizar sobre diferentes poblaciones, profesiones y demás. Ella habla de una experiencia muy dura y traumática, pudiéndose permitir un rencor hacia las personas que ella se encontró. Un rencor que desde mi punto de vista jamás debería ser heredado.  

La entrevista fue realizada por Andrea Davis and Scott Boehm en el año 2008, dentro del programa de investigación «The digital Archive of the Spanish Civil War and the Francoist Dictatorship», de la Universidad de California, San Diego, coordinado por Luis Martín-Cabrera. 

Marina Vega de la Iglesia trabajó desde los 17 años con la Resistencia Francesa. Rememora en esta entrevista su historia. La entrevista ha sido realizada por…

Son un total de 4 videos que van sucediéndose al terminar el anterior.


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Optimized by Optimole
error: Content is protected !!