“Aprendimos a hablar entre nosotros”, defiende el vídeo de la presentación en el Congreso de los actos conmemorativos del 40 aniversario de la Constitución

En ocasiones perdemos la perspectiva de la realidad y nos dejamos llevar por nuestros ideales. Ideales que muchas veces no aplicamos a nuestra vida. No quiero decir con ello que haya que dejar de luchar por todas las injusticias del pasado, pero nunca anteponer los recuerdos a nuestra existencia diaria. La poesía de hoy la hice pensando en unas personas concretas, con sus nombres y apellidos. Espero que os guste:

Deja ya de hacer caso

a quien con tu vecino te enfrenta,

¿Por qué atender a payasos

que se lucran de la contienda?

Solo buscan beneficios

y dirían lo que fuera

para vivir sin sacrificios,

tuercen nuestra voluntad

con proclamas insinceras.

Si los abuelos se perdonaron,

¿por qué recordar esa guerra?

¿Por qué abrir viejas heridas

que solo traen más pena?

¿Por qué sembrar más odio

entre hermanos evitando que se quieran?

Abandonan a sus mayores

hacinados en residencias,

después lloran por huesos en la tierra.

¡Menos rencor por los muertos

y más amor para los nuestros!

Unos son un triste recuerdo

que nosotros jamás conocimos,

otros rompen en llanto

y se asombran de tu olvido.

Su cariño y cuidados no recuerdas,

su sufrimiento no te importa.

¡Maldito hipócrita de mierda!

Amigo, que no te metan en vereda,

importantes son tus sentimientos,

pero el rencor, el rencor no se hereda
Categorías: Poesía

Optimized by Optimole
error: Content is protected !!