Como de costumbre, el castellano adopta según qué términos y refranes que, de no conocer su procedencia, parecen no tener ninguna relación. Por ejemplo, esta expresión, mucho tiempo, estuve usándola sin tener la menor idea de a que se debía su significado.

¿Qué es una vara y cuánto mide?

La vara era una unidad de medida española que equivalía a 33 pulgadas. Esta variaba según la zona, ya que las pulgadas no tenían un tamaño estándar en todo el territorio de la península. Tened en cuenta que esta medida data del medievo y en esa época la península estaba dividida en varios reinos enfrentados, sería muy complicado ponerse de acuerdo en cuál era la correcta o directamente ni se lo planteaban.

Diferentes medidas de la vara:

  • Vara castellana: 0,835905 m
  • Vara de alicante: 0,8358 m
  • Vara de Teruel: 0,768 m
  • Vara uruguaya: 0,8686 m
  • Vara portuguesa: 1,1 m
  • Vara alemana: 0,8330 m
  • Vara austriaca: 0,7776 m
  • Vara belga: 0,836 m
  • Vara boliviana: 0,836 m
  • Vara estado centro y sudamericanos: 0,8359 m (la vara castellana)
  • Vara colombiana: 0,80 m
  • Vara chilena: 0,8475 m
  • Vara ecuatoriana: 0,848 m
  • Vara guatemalteca: 0,836 m
  • Vara mexicana: 0,838 m
  • Vara paraguaya: 0,835905 m

Como puedes ver, hay una gran variedad de medidas, pero todas rondan los 80 o 90 centímetros. Así que, si multiplicamos por once, obtenemos una longitud de entre 9 y 10 metros. Ahora ya sabemos que una camisa de once varas es una camisa muy grande, pero ¿por qué se usa esta expresión?

¿Qué significa y de dónde viene “meterse en camisa de once varas”?

Según la RAE, “meterse en camisa de once varas” es una locución verbal coloquial que significa “inmiscuirse en lo que no le incumbe o no le importa”. También se suele añadir que esa intromisión acarrea problemas y ningún beneficio. Se trata de un modismo, es decir, una expresión cuyo significado no se deduce de las palabras que la forman.

Para conocer el origen de esta frase, tenemos que remontarnos a la Edad Media y a una curiosa ceremonia de adopción de niños. Según el escritor mexicano Arturo Ortega Morán, en su libro Cápsulas de la lengua, el ritual consistía en que el padre adoptivo metía al adoptado por la manga de una camisa muy holgada, hecha para la ocasión, y lo sacaba por el cuello, para luego besarle la frente en señal de confirmar su nueva paternidad. De esta forma, se simulaba un segundo parto.

El autor explica que la expresión “meterse en camisa de once varas” alude a los problemas que suponía adoptar a un niño por decisión propia, sin necesidad. Además, la camisa de once varas era una exageración, ya que una camisa tan grande era inviable y difícil de manejar.

Otros autores, como Alberto Buitrago, en su Diccionario de dichos y frases hechas, señalan que esta ceremonia está documentada en varios países de Europa, dando lugar a otros refranes hoy en desuso, como “Éntrale por la manga y sácale por el cabezón” o “Metedlo por la bocamanga y salirse os ha por el seno (por el cabezal)”.

Con el paso del tiempo, la expresión “meterse en camisa de once varas” empezó a usarse para indicar cualquier situación en la que una persona se complica la existencia innecesariamente o se mete en asuntos que no le competen.

Conclusión

Ya sabes qué significa y de dónde viene la expresión “meterse en camisa de once varas”. Se trata de una frase coloquial que tiene su origen en una antigua ceremonia de adopción de la Edad Media, y que hace referencia a la poca conveniencia de inmiscuirse en problemas que no nos incumben o que no nos reportan ningún beneficio. Así que, ya sabes, sigue adelante con tus cosas y no te preocupes tanto de lo que hace el vecino, no vaya a ser que te diga que no te metas en camisa de once varas.

Un saludo y gracias por leerme.

También te podría interesar:

Optimized by Optimole
error: Content is protected !!